Finalidad 
      
¿Porque unas Asociaciónes para promocionar y dar a conocer
la vida consagrada en medio del mundo?

Asociación "Sacra Virginitas"
y Asociación Pública de Fieles de la Diócesis de Valencia "Ad virginitatem sacram promovendam".

Nuestras Asociaciones han nacido en este inicio del siglo XXI a la luz de la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL VITA CONSECRATA DEL JUAN PABLO II, en la que se señala las "Nuevas formas de vida consagrada" . Dice así:

"La perenne juventud de la Iglesia continúa manifestándose también hoy: en los últimos decenios, después del Concilio Ecuménico Vaticano II, han surgido nuevas o renovadas formas de vida consagrada. En muchos casos se trata de Institutos semejantes a los ya existentes, pero nacidos de nuevos impulsos espirituales y apostólicos. Su vitalidad debe ser discernida por la autoridad de la Iglesia, a la que corresponde realizar los necesarios exámenes tanto para probar la autenticidad de la finalidad que los ha inspirado, como para evitar la excesiva multiplicación de instituciones análogas entre sí, con el consiguiente riesgo de una nociva fragmentación en grupos demasiado pequeños. En otros casos se trata de experiencias originales, que están buscando una identidad propia en la Iglesia y esperan ser reconocidas oficialmente por la Sede Apostólica, única autoridad a la que compete el juicio último(21).

Estas nuevas formas de vida consagrada, que se añaden a las antiguas, manifiestan el atractivo constante que la entrega total al Señor, el ideal de la comunidad apostólica y los carismas de fundación continúan teniendo también sobre la generación actual y son además signo de la complementariedad de los dones del Espíritu Santo.

Además, el Espíritu en la novedad no se contradice. Prueba de esto es el hecho de que las nuevas formas de vida consagrada no han suplantado a las precedentes. En tal multiforme variedad se ha podido conservar la unidad de fondo gracias a la misma llamada a seguir, en la búsqueda de la caridad perfecta, a Jesús virgen, pobre y obediente. Esta llamada, tal como se encuentra en todas las formas ya existentes, se pide del mismo modo en aquellas que se proponen como nuevas".

Nuestras Asociaciones, tienen como finalidad dar a conocer " Vida consagrada en la imitación del Señor", en medio del mundo.

"¡Sígueme!" (Jn 1,43) Esta llamada del amor de Jesús tocó en otro tiempo el corazón de los apóstoles. Con decisión dejaron sus familias y sus trabajos, para formar en torno a Jesús una nueva "familia" y ponerse a su servicio.

Desde hace dos mil años hay hombres y mujeres que sienten la misma llamada. También nosotros hemos escuchado la invitación del Señor. Podemos y queremos seguirlo con fe, esperanza y caridad en la vida consagrada.

¿Qué es la vida consagrada? Es una forma particular de seguir a Jesús. En todo tiempo Dios llama a este camino a hombres y mujeres, que ha elegido con infinito amor. Tal elección es un don gratuito que se expresa en un íntimo deseo de imitar, por amor a Dios, la vida de Jesús, desde su ilimitada capacidad de entrega al AMOR en un desapego a los bienes materiales que expresado en una GENEROSIDAD sin limites desde una plena libertad para descubrir y vivir según la voluntad de Dios. Estas actitudes se han entendido tradicionalmente como los CONSEJOS EVANGËLICOS:

Castidad (Amor sin limites )

Pobreza (Generosidad para compartir los propios bienes y carismas)

Obediencia (Libertad sin limites).

Así nacen dos asociaciones para promover el valor de la Vida consagrada en el mundo actual "Sacra Virginitas" y "Ad virginitatem sacram promovendam" las cuales difundirán los valores de la virginidad consagrada a través de webs, conferencias y publicaciones

El pasado 1 de febrero, el arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García Gasco aprobaba para la diócesis de Valencia, la Asociación Pública de Fieles "Ad virgnitatem sacram promovendam" (VSP), que tiene entre sus principales objetivos la difusión del valor de la vida consagrada en medio del mundo en el siglo XXI.

VSP se suma de esta manera a otra asociación civil de ámbito nacional, "Sacra Virginitas", con la que comparte -desde un perfil distinto- el estar "al servicio de la espiritualidad cristiana y de la vida consagrada en medio del mundo".

VSP tiene por ahora sólo reconocimiento canónico en la Diócesis de Valencia, "si hubiera asociados en otras diócesis y el Obispo lo autorizara, podría extenderse la Asociación como Asociación diocesana en dichas Diócesis, en cualquier Pais.

Ambas asociaciones comparten "la urgencia como fieles cristianos de asociarse para fortalecerse en la fe y ayudarse mutuamente en el seguimiento de Cristo, en una sociedad fuertemente secularizada, que dificulta notablemente la vivencia de nuestra fe y nuestro compromiso cristiano".

Además, "quieren dar respuesta dentro de la Iglesia a la necesidad de dar a conocer, promover y apoyar la Vida consagrada en medio del mundo, como memoria viviente que es del modo de existir y actuar de Jesús, el Verbo encarnado".

Las Asociaciones se centran en lo genérico de la vida consagrada en el mundo, la cual tiene distintas realidades: vírgenes, viudas, ascetas, eremitas, mujeres que no contraen matrimonio y trabajan en las parroquias..." VSP está abierta a todas estas formas, algunas de ellas - como el Orden de Vírgenes, restauradas en el Vaticano II y "poco conocido".

Las asociaciones potencian "la vida consagrada en el mundo", diferente a la que se vive en "las Órdenes religiosas, que tiene sus propios cauces". No se quiere sustituir el carisma de ningún fundador, sino potenciar la realidad eclesial de la vida consagrada".

Los asociados pueden pertenecer a las dos asociaciones o a una de ellas, y no necesariamente tienen que ser consagradas, pueden asociarse también casados, y en general "cualquier fiel cristiano que apoye la vida consagrada o que la viva".

Entre las actividades previstas por estas asociaciones, está la creación de páginas web, conferencias, seminarios, etc. VSP está elaborando un tirptico. En todos los casos, se trata de promocionar el valor de la virginidad en el mundo.

"La vida consagrada unida a la aceptación de los Consejos evangélicos, constituye un testimonio elocuente del Reino de Dios, del que se convierte en motor y en signo en cuanto supone vivir radicalmente los valores del Espíritu en medio de un mundo dominado por el afán materialista, que amenaza directamente tanto la libertad interior, como la disponibilidad exterior de la persona".

La vida consagrada supone un gesto de libertad frente al yugo del egoísmo y la tiranía de las cosas, porque comporta también la imitación de Cristo que manifestó un Amor sin limites; una plena generosidad y entrega a la causa del Reino de Dios y ello desde una Libertad sin limites, para aceptar la voluntad de Dios Padre.

La vida consagrada – vivida desde esta perspectiva -, favorece, en el cristiano que escucha y se compromete a seguir esta llamada el Señor, la austeridad y el desapego de los bienes materiales para buscar y encontrar, por encima de todo otro placer, la entrega generosa de su vida al bien de los hermanos y la renuncia a su propia voluntad y el descubrimiento desde la actitud OYENTE y ORANTE de la Palabra de Dios de la voluntad de Dios , para irse configurando a la voluntad del Padre, en cuyas manos se abandona en una obediencia como la de Jesús.